viernes, junio 21, 2024
LEB Oro

Miguel Ángel Benavente: “La directiva ha actuado con valentía en un momento de mucha incertidumbre”

El presidente del Tizona Universidad de Burgos explica los pasos dados por el club durante estos meses y espera revivir el ambiente vivido en El Plantío en años anteriores

El regreso a LEB Oro supone un reto para el Tizona Universidad de Burgos que desde el club se afronta con tranquilidad, serenidad y entusiasmo. Así lo reconoce Miguel Ángel Benavente, presidente de la entidad, quien se muestra satisfecho de que el club haya vuelto a una competición que tuvo que abandonar hace cinco años para conseguir otros logros: “El equipo tiene detrás una larga historia. Los directivos llevamos muchos años sirviendo al deporte y aportando algo a la ciudad de Burgos a través del baloncesto. Estamos doblemente satisfechos porque, además, logramos que el aspecto deportivo se reconociera a la hora de ascender”.

El equipo vivió con incertidumbre el ascenso de la pasada temporada. La limitación de la cuarentena afectó igualmente a los jugadores, que solo podían entrenar en sus domicilios. Es por ello, que el presidente del club recibió con satisfacción la noticia del ascenso tras varias semanas en las que se desconocía si habría o no un play off final: “Había mucha rumorología y, en mi opinión, reanudar la competición con un solo partido tras tres meses parados era un poco ilógico. Al final prevaleció la cordura. Es una liga regular y por eso la clasificación importa. Los equipos más regulares obtuvieron ese premio que se habían ganado en la cancha”.

Tras ello, llegaron meses de dudas sobre cómo se desarrollaría la competición en la siguiente temporada. Desde la directiva se quiso sacar adelante el equipo, aun sabiendo que los gastos serían muchos y que no existía ninguna certeza en torno a los ingresos: “El grupo de gente que está al frente del Tizona siempre ha sido valiente. Con la situación complicada que pasan las empresas, el tema de los patrocinios también será más complicado. No sabemos aún nada de lo que el ayuntamiento pueda aportar. Los ingresos están en una nebulosa, pero la vida está hecha para valientes y así lo hemos afrontado”.

El retorno a esta categoría no será sencillo para el Tizona Universidad de Burgos debido al sistema de competición establecido. Benavente explica que esta fórmula ha sido la elegida por la mayoría de clubes, pero entiende que eso va a aumentar la dificultad de la conferencia en que ha quedado encuadrado el Tizona y no va a prevalecer la regularidad: “A priori, en cuanto a nombres y presupuesto, creo que hay más peso en el grupo oeste. Va a estar complicado superar la primera criba y clasificarse entre los cinco primeros, por lo que habrá que empezar bien desde el minuto cero. Esta es una fórmula que ya conocemos y fue lo que hicimos el año pasado”.

La comunicación con la Federación durante estos meses se ha realizado a través de una comisión. En estos momentos el equipo y la liga se encuentran a la espera de lo que decida el Consejo Superior de Deportes, ya que solo unas pocas competiciones profesionales han echado a rodar: “Han ido con cautela, pero todo el país está igual. No sabes lo que vas a poder hacer pasado mañana. Sin embargo, decidimos actuar. Si nos hubiéramos movido por las certezas que teníamos, no habríamos fichado a ningún jugador”.

En el apartado deportivo, Miguel Ángel cree que se han mantenido las tres patas del equipo. Por un lado se ha apuntalado la base de jugadores que continúan un año más y que aún pueden crecer junto al equipo. Por otro, se ha incorporado a perfiles contrastados y con gran experiencia, junto a jóvenes con mucha proyección: “Hemos mantenido a jugadores que perfectamente podían dar el salto y tener esa oportunidad. En un deporte colectivo, aparte del talento individual, los éxitos dependen mucho de la calidad del conjunto humano del vestuario. A partir de esa continuidad, se creó un equipo muy compensado”.

De cara a la temporada, recuerda que los protocolos sanitarios están en manos de las comunidades autónomas y el CSD, habiendo establecido restricciones mayores o menores en cada una de ellas. En el Tizona, todos los jugadores y miembros del cuerpo técnico han pasado las pruebas PCR y el equipo sigue todas las normas de seguridad en los entrenamientos en los pabellones. El presidente anima a los aficionados a renovar sin ningún temor: “Les damos la garantía de que, si no pueden usar ese abono, no van a tirar el dinero, se lo vamos a devolver. El viernes siempre ha sido un día de baloncesto. Vamos a recuperar el ambiente que se vivía esos días. La gente recuerda lo mucho y bueno que se vivió en El Plantío y estarán con ganas de volverlo a revivir. El Tizona es un club con historia y al que nadie le ha regalado nada. Está aquí tras empezar desde lo más bajo. Ha  llegado a lo máximo, tras ascender tres veces a la ACB. Tuvo que tomar una decisión muy dura como fue dejar de competir y seguir con sus categorías inferiores. Pese a todo, hemos logrado algo que muchos creían imposible”.