lunes, abril 15, 2024
LEB Oro

El Tizona Universidad de Burgos inicia en Melilla su nueva andadura en LEB Oro

Tras los aplazamientos de las jornadas previas por motivos sanitarios, los azulones disputan su primer partido oficial de la temporada

El Tizona Universidad de Burgos dará este viernes sus primeros pasos en la liga LEB Oro. Tras un parón deportivo de seis meses y una extensa pretemporada en la que el equipo ha probado sus piezas para el nuevo curso, los azulones disputarán su primer partido oficial del año en esta nueva categoría. Los azulones no pudieron debutar hace tres semanas, ya que sus dos primeros compromisos de la temporada tuvieron que ser aplazados por motivos sanitarios. La aparición de dos casos positivos por COVID-19 en el club burgalés obligaron al equipo a aplazar sus encuentros ante el Coruña y el Breogán. Todos los integrantes de la plantilla se confinaron y suspendieron sus entrenamientos siguiendo los protocolos sanitarios establecidos. Una vez realizadas nuevas pruebas PCR tras dicho periodo de aislamiento, los jugadores volvieron a la cancha para preparar de nuevo el inicio de la temporada.

El pasado fin de semana, los burgaleses tampoco pudieron disputar ningún encuentro, ya que el equipo disponía de una jornada de descanso debido al número impar de conjuntos que componen en el grupo A de la competición. En esta cuarta jornada, los pupilos de Jorge Elorduy podrán jugar finalmente su primer partido oficial del curso. Para ello afrontarán el desplazamiento más largo de la temporada y se medirán al Melilla Baloncesto a las 18.30 horas en el Pabellón Javier Imbroda Ortíz. El encuentro se disputará a puerta cerrada y cumpliendo todas las medidas sanitarias.

El Tizona Universidad de Burgos llega a este inicio de temporada con mucha ilusión y ganas de competir, tras haber finalizado una exigente pretemporada ante rivales de diferentes categorías. En los siete encuentros amistosos disputados, consiguieron un balance positivo, al obtener cinco victorias. La última de ellas se produjo hace ya casi un mes, en el último test preparatorio ante el Liberbank Oviedo, en un duelo igualado que se decidió gracias a una canasta de Ayoze Alonso a falta de un segundo para el final. De cara a este nuevo encuentro, Jorge Elorduy dispondrá de todos sus efectivos, ya que recupera al canterano Javier Salinas. El joven burgalés sufrió una lesión de tobillo en la recta final de la pretemporada, pero ya se ha reincorporado a la dinámica de entrenamientos del grupo.

El preparador del Tizona explica cómo afrontó el equipo la situación generada por el confinamiento y la labor realizada por los jugadores en sus hogares: “Son cosas que no te han sucedido antes, pero creo que hemos optimizado bastante bien el trabajo pese a haber estado confinados. El preparador físico ha trabajado con los jugadores, hemos hecho charlas de vídeo y repasado conceptos”. Igualmente, lamenta no haber podido empezar la liga cuando estaba previsto, aunque destaca la motivación del grupo en este nuevo reinicio: “Al principio hubo bastante decepción, ya que el equipo estaba muy ilusionado por el inicio de liga, que estaba a la vuelta de la esquina, pero hubo que verlo a través de la televisión. Desde el lunes están con otra cara y creo que esa ilusión nos puede empujar”. También reconoce que el parón puede pasarles factura, ya que cortó la progresión del trabajo efectuado en pretemporada: “Es imposible que consigamos alcanzar ahora el punto de forma al que habíamos llegado hace unas semanas, pero creo que lo vamos a suplir con las ganas que tenemos de debutar y el trabajo de pretemporada que llevamos detrás”.

El primer rival del Tizona en la LEB Oro será el Melilla Baloncesto, un habitual de la categoría que en las últimas temporadas ha luchado por los puestos de honor de la tabla clasificatoria. El pasado curso finalizó en sexto lugar en el momento en que se dio por finalizada la campaña de forma anticipada. Sin embargo, no han comenzado con buen pie este nuevo curso deportivo, ya que han caído derrotados en sus tres primeras jornadas. Los melillenses habían superado una complicada pretemporada en la que solo pudieron disputar tres encuentros amistosos, ya que el club tuvo que confinarse por la aparición de dos casos de COVID-19 en el cuerpo técnico. Ya en competición oficial, arrancaron con una dura derrota en su visita al Palencia por más de 30 puntos. En los dos choques posteriores mejoraron su imagen, pero cayeron nuevamente, aunque de forma más ajustada, ante el Cáceres y el Oviedo.

El equipo está entrenado, por octava temporada consecutiva, por Alejandro Alcoba. En la dirección de juego, destaca la figura de Sergio Llorente, ex ACB que llega a este encuentra tras anotar 23 puntos y 6 asistencias en el último partido de su equipo. Junto a él, se encuentran Javier Marín, en su tercer año en el club, y el norteamericano Wintering, que gana poco a poco minutos tras no haber podido realizar toda la pretemporada con sus compañeros. En una situación similar se encuentra el canandiense Kamba, que en el último encuentro mostró su progresión ascendente logrando 22 puntos y 4 rebotes. El alero compartirá posición con el letón Misters, el jugador más destacado de los melillenses en las dos primeras jornadas. En la pintura, el peligro llegará de las manos de Federico Úcles y Ablaye Mbaye, dos interiores asentados en la categoría. Por el contrario, no estará presente el alero Nedim Dedovic, que sufrió hace un mes una fractura en el radio que le mantendrá un tiempo apartado de las canchas.

Jorge Elorduy cree que el conjunto rival ha conformado un gran bloque con mucha experiencia y que no pondrá las cosas fáciles a sus jugadores: “Tienen una plantilla con nombres muy contrastados en la categoría y año tras año son durísimos. Vamos a ir con muchísimo respeto, son muy peligrosos y debemos hacer un muy buen partido para superarlos. Cuentan con jugadores con mucha experiencia acumulada en esta competición y grandes anotadores en el perímetro”.

Johan Kody encara a un rival en el último partido disputado en pretemporada en El Plantío. TIZONA UNIVERSIDAD DE BURGOS