Capítulo II (1995-1996)

Capítulo II (1995-1996)


El ascenso a liga EBA fue una especie de “tsunami” dentro del colegio de los Maristas en Burgos. Un colegio que toda la vida había trabajado el deporte escolar, la cantera… y que de repente se vio en la categoría siguiente a la ACB.

¿Qué sabíamos nosotros de fichajes, agentes, entrenamientos de otro nivel , mayor capacidad en el pabellón de Maristas y un largo etc, que es lo que implicaba el gran salto de categoría? Nada o, para que nadie se me “enfade”,más bien poco. Éramos un grupo de personas que amábamos el baloncesto y que básicamente teníamos una enorme vinculación con el colegio : padres, profesores, algún Hermano Marista como el Hno. Santiago, simpatizantes de la forma de trabajar…todos personas que un sábado cada quince días nos “arregamangábamos” – muchos con traje y corbata – y montábamos y desmontábamos una grada supletoria que se ponía en uno de los fondos del pabellón del Liceo Castilla.

Capitaneados por un incansable, emprendedor y desprendido Fernando Andrés, hicimos un proyecto ilusionante. Un pequeño “velero” navegando al lado de grandes transatlánticos: Clesa Ferrol, Breogán, Askatuak, Patronato Bilbao, Cantabria… y así hasta 16 equipos (¡¡ seis de Galicia !!) que iban a componer la Conferencia Norte de la liga EBA. Entre ellos….otro equipo de Burgos : Club Deportivo Espolón. Fue un caso extraño ya que no se había ganado en ninguna fase de ascenso el derecho a competir finalmente obtuvo una plaza en el grupo. Digo que fue un caso extraño porque duró… lo que un caramelo en la puerta de un colegio: ese misma temporada en el mes de Marzo – y tras haber sancionado a la plantilla por bajo rendimiento – el presidente ya anunció que no competirían la temporada siguiente. Otro claro ejemplo de lo fácil que es llegar y lo difícil que es mantenerse. Burgos ya había sufrido otras dos desapariciones anteriores: CB Tizona y Espada Tizona.

Aun con eso fue realmente bonito tener a dos equipos de Burgos en la que en ese momento era la categoría de Plata del Baloncesto Español. Dos equipos bien distintos: uno – Maristas Ford – hecho todo con jugadores de la casa salvo alguna honrosa excepción, el otro – CD Espolón – más a “base de talonario “con algún jugador burgalés como Roberto Gil o Carlos Vázquez, que procedían de Maristas Ford,

Y es que Maristas Ford, dirigido por Dioni Fernández, formó un equipo con jugadores de casa (José Antón, Ricardo García , Ángel Marcos, Alberto Aparicio, Carlos Paulino, Javi Diez Melgosa, Jon Ander Zárraga…) al que se le unieron otros casi de la casa como Sergio González (Elmar León) y Roberto Hortigüela (Coria Cáceres) y tres jugadores venidos de fuera de Burgos: Fernando Laguardia (CB Zaragoza), Ander Txintxurreta (talentoso canterano del Arrasate, que era el equipo vinculado del Taugrés de Vitoria, en el que ese año también jugaba un tal Jorge Garbajosa) y un americano procedente de la universidad de Dakota del Sur: Rodnie Anderson. Un tipo entrañable, muy honrado y trabajador en la pista, aunque en clara desventaja con los grandes americanos que “pululaban” por la categoría.

La pretemporada fue un poco engañosa. No hubo malos resultados pero tal vez nos enfrentamos con demasiados equipos de inferior categoría y cuando lo hicimos con rivales de mayor entidad las cosas no “pintaron” bien. Cabe destacar un cuadrangular celebrado en Burgos a finales de Agosto: I Trofeo Internacional Aguas de Santolín. Participaron los 2 equipos de Burgos (Espolón y Maristas Ford) junto con la Universidad de Manhattan y el Peristeri de Grecia… ¡¡casi nada en esa época!! Como curiosidad decir que se lo llevó el equipo americano que venció en la final al CB Espolón y nuestro equipo ocupó el último lugar al caer por el 3-4 puesto con el Peristeri (83-53).

Y así nos presentamos en la primera jornada de liga… llenos de ganas, de ilusión pero con la incertidumbre de no saber cual era el nivel real del equipo teniendo en cuenta los rivales. Derrota en Ponferrada para empezar la liga (68-58) y primera victoria en la categoría en la siguiente jornada (1/10/95) frente a Cíes Vigo (83-80).

Los enfrentamientos con el Espolón, como casi era lógico, se resolvieron ambos a favor del equipo de Paco García aunque ya en ese momento daba la impresión de que el proyecto deportivo de Maristas Ford tendría más largo recorrido que el recién creado Espolón. El tiempo, juez insobornable, terminó dándonos la razón.

La temporada en números muy clara: 30 partidos ( 9 victorias y 21 derrotas para acabar en el puesto 14 de la clasificación). La consecuencia también evidente: jugar para eludir el descenso. No fue posible lograrlo en el enfrentamiento frente al equipo navarro del Señorío de Zuasti, que con un 3-0 inapelable nos borró la esperanza de un plumazo. Se podía haber obtenido plaza de nuevo por la reestructuración de la categoría pero la decisión del colegio no dejaba lugar a la duda: apoyar sólo equipos que contasen con jugadores en edad escolar.

Pero como todo no iban a ser “malas noticias” deportivamente hablando, el mes de Mayo (17-19/1996) nos dejó una que compensó en parte el “sinsabor” del descenso del primer equipo. El Maristas “B” dirigido por Javier Barriocanal consiguió el ascenso a Segunda División en la fase de ascenso celebrada en Toro. Nombres como los de Diego Miñón, Albano Martínez, José Manuel Coego , Angel Antón, Nacho Delgado, Alvaro Peña, Raúl López …etc , dieron brillo a un ascenso que nos dejó un gran sabor de boca.

¿Anécdotas del primer año en liga EBA? ¡Innumerables! Muchas divertidas y otras…un poco menos . Tal vez algún día os las podremos contar…. (continuará)